nieve

sábado, 11 de febrero de 2012

Y entonces piensas.

Muchas veces no pienso que tengo miedo a equivocarme, a volver a fallar y quedarme atrás, a volver a sonreír y sentirme pequeña en este mundo gigantesco que hace que día a día me replantee las cosas. Cuando ya es tarde para arrepentirse y pedir perdón ya no puedes evitar pensar, no puedes esconderte como haces siempre debajo de la cama esperando que sea el monstruo de la felicidad quien te coma o sentarte a esperar como el río vuelve a su cauce. Solamente te quedas ahí pensando en cuantas veces has intentado cambiar y volver a ser tú al mismo tiempo, solamente te quedas ahí pensando que has vuelto a fallar y que te has quedado sola otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario