nieve

domingo, 11 de septiembre de 2011

Y quiero, que lo sigas haciendo, por el resto de mis días.

Decidiste tenerme en tu vida, nadie te obligo hacerlo, y tampoco te dijeron cómo. Tu lo tomaste como si fuera mucho más que un simple amor adolescente, le diste tanta importancia que hiciste de todo esto algo muy especial. Aguantaste pese a todo, sabiendo que nada sería fácil y que tenias más posibilidades de perder que de ganar, pero el amor que sentias te hizo no abandonar. Creo, que fue justo ahí, cuando me di cuenta, de lo que tenia y no estaba valorando. Creo que en ese momento, me hiciste ver que estaba enamorada y que tu, eras la mejor elección. Y hoy, me desperté con ganas de ti, de escribirte, de decirte que te amo, de abrazarte fuertemente y no separme nunca de ti. Me levante sonriente, pensando en que por la tarde, te iba a ver y que tendria unas cuantas horas, para poder comerte a besos, robarte mil sonrisas y demostrarte, que te quiero como a nada en este mundo. Y un gracias es poco, para todo lo que haces por mi. Porque la vida es bastante jodida, pero tu haces que sea un poco menos mala. Y quiero, que lo sigas haciendo, por el resto de mis días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario