nieve

viernes, 2 de septiembre de 2011

ALCANZARÉ EL CIELO...

Duele cuando alguien te falla. Duele mucho despertar un día y que los ojos se te abran. Duele mucho que alguien te mienta. Aún más si a este alguien, lo amas como a nadie. No nos podemos fiar de nadie, queda demostrado. Confiamos tanto de aquellos que una vez su abrazo fue nuestro abrigo, que cuando llega el frío de verdad, nos damos cuenta que sus brazos eran un pañuelo que escondían la verdad. Intentas sonreír, hacer como si nada hubiese pasado, pero te miro a los ojos y me doy cuenta que tu mirar esconde muchas mentiras tras un marrón cálido. Me creí tus palabras. Sucias palabras que salían de unos labios que anoche aún me seguían besando. Y dime, ¿Por qué me castigas de tal modo? Me equivoque contigo, no creí que eras así. Me has decepcionado y me has dañado. Querido mío, ojala fuera lo suficientemente fuerte para cortar estas cadenas que me aferran a ti, para olvidarte a ti y a tus engaños acompañados de dulces caricias. Pero mi corazón sigue conectado con el tuyo, lazos que quedan fuera de mi alcance. No te preocupes, estoy segura de que algún día lograre volar. Saldré volando de tu corazón para irme y no volver. Para que te des cuenta, que sin mi, no eres nada. Y que te arrepientas de cada beso compartido. No merezco esto, no merezco que me hagas esto. Cuantas veces me habré creído tus palabras… Oh dios mío! Perdí la cuenta… Son tantas noches las que me has dicho que me amas… Tenía que haberlo supuesto, al fin y al cabo, ¿Qué soy para ti? Una simple esclava de tu piel, una amante de tus sueños que ansío cumplir. Me has utilizado y mentido. Lo que mas me duele es recordar el roce de tu piel, recordar tu dulce olor, y tus labios gritando en silencio que los míos le besaran. Supongo que podrás darte una ligera idea de cuanto te he llorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario