nieve

martes, 30 de agosto de 2011

Sigo...

Sigo pensando que quizás lo que siento es sólo una mala jugada de confusiones, que tal vez alguien te puso en mi camino para que no pudiera seguir con mi vida normal, para que una vez más me cuestionara el cielo, la tierra y el mar, con sólo hacer que me sintiera atraída por alguien como tú. Puede ser que quizás no me guste sentir esto, pero lo siento y eso es lo que más odio, porque somos totalmente distintos. Pero aquí estoy con el pecho apretado, sintiendo que puedo decirte mil cosas pero no me atrevo a reconocer que este sentimiento crece y crece cada día más en mi interior; asumo que me está pasando esto por no querer vivir, porque no quiero volver a sufrir, porque no quiero volver a confiar para después quedar pendiendo de un hilo y con el corazón roto en la mano.
Quiero pretender que no te veo, quiero soñar que no sueño contigo, quiero abortar este sentir para poder continuar y creer que nunca sentí esto por alguien como tú, alguien que no sé cómo se fue ganando mi corazón. Quizás es sólo una mirada o una simple palabra, no sé qué fue lo que me atrapó de ti... Pero me muero de miedo que me tomes y me dejes otra vez, que maltrates mi corazón, que me hagas perder la última ilusión que he guardado como un cristal. 

Has llegado sin saber por qué a mi vida, como si alguien te hubiese mandado para poder creer en el amor. Mil Historias han llegado solo a la puerta de este dolido corazón, hoy tú estás tocando esa puerta y yo estoy con la llave en la mano sin saber que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario