nieve

domingo, 14 de agosto de 2011

.CAPITULO 7.

En mitad del estanque, en mitad de la noche, Esther y Diego se miraron a los ojos, y cada segundo se juntaban más y más. Ambos pensaron que se sentían la persona más feliz del mundo por estar allí, en ese momento. Aún que no se atrevieron a decir nada y prosiguieron su camino a través del bosque, en plena oscuridad.
- ¿Sabes qué? -le dijo Diego a Esther.
- ¿Qué? -contestó esta.
- Me alegro de estar aquí...contigo...-dijo tímidamente Diego
Esther se sonrojó, tanto que parecía que tenía fiebre.
- Yo también -susurró Esther.
Siguieron caminando a través del bosque hasta que llegaron a un claro donde se veían las luces de la ciudad. Esther y Diego se pararon, miraron a los ojos y se despidieron sin nada más que decir, algo que incomodó a ambos, ya que deseaban acercarse el uno al otro y besarse pero eso solo fue un pensamiento y cada uno se fue a su casa después de separarse. Diego, tumbado en su cama, no dejaba de darle vueltas al momentazo tan romántico que, según él, no había llegado a más por su culpa y deseaba más que cualquier cosa, pasar más tiempo con ella. Por otro lado, Esther también pensaba que quería llegar a más pero por obligación, no podía volver a hablarle, lo que le suponía un gran esfuerzo y una gran decepción. Sam la observaba desde su cama, ya que las dos compartían habitación, y pensaba que nunca había visto a Esther tan triste y tan decepcionada, con tantas ganas de quedarse en la cama toda su vida y por lo tanto Sam se sintió mal por su amiga.
- Esther...
- Dime -dijo Esther semi lloriqueando.
- ¿Estas bien?
- No...
Sam se levantó de su cama y con gran motivación le dijo a Esther.
- Si tanto le quieres, corre a él, no seas tonta, no le pierdas -dijo con gran gracia y motivación.
- Tienes razón, voy corriendo a él.
- ¿Ahora?
- Bueno, mejor mañana.
Las dos amigas rieron, se abrazaron y se fueron a dormir.
A la mañana siguiente, antes de ir al instituto, ambos de prepararon muy bien, y Esther, muy confiada, fue corriendo y para su sorpresa, Diego no estaba en su pupitre.
CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario